sábado, 11 de noviembre de 2017

Marcado


Hace algún tiempo fui invitada a una tornaboda en un ejido cerca de Cd. Valles llamado “El Pujal”. Al ser una fiesta “de Rancho” los invitados abarrotaban el lugar en medio de música y algarabía por celebrar la felicidad de la pareja de recién casados. El baile, la comida y la cerveza corrió a raudales durante el primer día de celebraciones. 

Desde muy temprano empezaron a llegar gentes en caballos, camionetas o a pie para felicitar a la pareja, en tanto empezaba la música de conjuntos de las cercanías que amenizaban la comida que era principalmente barbacoa y carnitas. Decenas de cartones de cerveza perfectamente acomodados en un techado sobrepuesto para albergar el “servicio de bebida” había sido colocado para tal fin, por lo que un par de hombres pusieron a enfriar en grandes hileras las cervezas que acompañarían la comida.

Poco a poco los invitados empezaron a tomar y cuando cayó la noche aquello era una romería. Como era habitual surgían rencillas entre algunos invitados por viejos rencores y aunado a los efectos de las cervezas , de pronto surgían para causar el caos en la fiesta que era controlado por otros invitados. En realidad no pasaba a mayores.

Seria de madrugada cuando me sentí algo cansada, la música de sonido seguía y muchos ya se habían retirado, solo quedaban familiares y conocidos, los cuales seguían tomando sin parar al calor de la plática y música de cantina que sonaba en un par de bocinas desvencijadas; pero con buen sonido. Dejé todo eso y me fui a acostar en tanto seguían las risotadas y la música estruendosa en el patio. Pasaron algunas horas y me desperté algo agobiada por algún mal sueño que no recordaba, me rodeada de obscuridad y silencio, en el cuarto, estaban mis familiares desperdigados en el piso dormidos en colchas y sábanas, me paré silenciosamente con cuidado de no pisar a nadie para salir al baño y me di cuenta que apenas clareaba, después de hacer mis necesidades, me asomé al patio y ver por qué estaba todo en silencio.

Había varias personas dormidas por todo el lugar, los borrachos que la pasaron tomando toda la noche estaban recostados sobre sus cabezas en una mesa y sosteniendo botellas vacías en sus manos, en total estado de inconsciencia, la música se había detenido y solo estaba el silencio, algo extraño porque en ese lugar a esas horas las aves y los ruidos del alba se dejaban escuchar desde muy temprano. Sin mediar más me regresé a dormir y esperar a que todos despertaran para seguir con la fiesta y almorzar algo delicioso, en eso pensaba cuando escuché algo detrás de mi, era como una risilla que surgía de entre el silencio, al voltear y ver de donde provenía ese ruido no vi nada y de nueva cuenta lo volví a escuchar, era una risa chillona algo inquietante que me puso en alerta.

Mi corazón dio un tumbo de pronto y sentí que la sangre se me helaba al tiempo que mi razonamiento hizo que sintiera un pánico horrible que me hizo temblar. Sobre una de las ramas de los arboles estaba trepada una anciana extraña con rostro horrible que tenia arrugas profundas en la piel y que se sonreía con una boca desprovista de dientes, de abundantes cabellos canosos apelmazados por la mugre y el tiempo.

Estaba acuclillada sobre la rama llevaba un grasiento vestido café lleno de manchas y muy viejo, no llevaba zapatos, en cambio se le podían ver que de entre sus dedos salían unas uñas amarillentas y gruesas que le daban un aspecto aun mas asqueroso, la mirada desquiciada aunado al sonido de la sonrisa morbosa y molesta. terminó por hacer que me quedara petrificada. Solamente estaba ahí observándola. Cuando por fin se movió, fue para señalar a uno de los cinco hombres ebrios que estaban tirados sobre la mesa, después de señalarlo, llevó su dedo a los labios e hizo un ademán para que guardara silencio.

Eso fue demasiado para mí, como pude di la media vuelta y salí corriendo gritando asustada al cuarto donde dormía. Enseguida mis familiares se despertaron, preguntaron que sucedía con preocupación. Les dije entre sollozos lo que había visto, a la anciana siniestra y a quien había señalado. Viéndose entre sí, no se sorprendieron por que intuía que sabían quien era esa anciana, sin embargo mostraron preocupación por los hombres borrachos y los comenzaron a meter para que durmieran la “mona” en el interior de la casa. Al tercer día que terminaron los festejos todos los invitados comenzaron a retirarse, el hombre al que la anciana había señalado se fue en antes que nosotros en una vieja “ranger” roja, se despidió agradeciendo las atenciones y bromeo con todos. 

No lo volvimos a ver. Luego de las habituales despedidas tomamos camino rumbo a Tampico y después de un rato de venir platicando en familia, aminoramos la velocidad por que el trafico iba a “vuelta de rueda”. Había ocurrido un accidente metros adelante, al pasar por el lugar del siniestro nos dimos cuenta que la ranger de aquel hombre estaba volcada y destrozada completamente a un lado del camino, había chocado contra un tráiler al invadir el carril contrario. En ese momento relacioné todo y no quise pensar en eso, aunque todos intuimos que la advertencia de la vieja, se había hecho realidad matando a aquel pobre hombre de una manera horrible.


Creditos:
Gracias ha Eduardo Liñán por mandarnos esta historia.

sábado, 28 de octubre de 2017

El caso Vallecas y lo que nunca se contó


En el año 1992 sale a la luz un espectacular caso que tuvo como detonante una sesión Ouijay como protagonista una adolescente madrileña llamada Estefanía Gutierrez Lázaro. Esta, tras realizar una sesión con dicha tabla y tras ocurrir un incidente durante la misma acaba falleciendo, en un principio, en extrañas circunstancias. Todo ello desencadena una serie de violentos fenómenos en su domicilio con actuación directa de la policía. Hoy, 24 años después, repasamos aquel suceso y presentamos, en exclusiva, un perfil psicológico de la madre, Concepción Lázaro de la Iglesia, elaborado durante una de las investigaciones que allí se llevaron a cabo y que pueden dar pie al indicio de que ella pudo tener algo que ver con el fenómeno…

Nota aclaratoria (15/04/2016): Por petición expresa de uno de los miembros de la familia, deseamos aclarar que el informe, aunque realizado por un psicólogo, una grafóloga y un hipnólogo, carece de validez oficial, siendo una evaluación realizada por ellos durante la investigación que se llevó a cabo durante su visita el día 9 de noviembre de 1996.

La calle Luís Marín de Vallecas bien podría ser una calle normal a ojos del viandante distraido, pero los que llevamos muchos años dentro de este “mundo misterioso” vemos que en ella hay un enclave, cuanto menos, interesante de enseñar a nuestros acompañantes. En el número 8 de dicha calle se encuentra un domicilio que en su día albergó según diferentes testigos y un parte policial una serie de violentos fenómenos de imposible explicación que, afortunadamente y según los testimonios de los nuevos inquilinos, han desaparecido por completo a día de hoy.

Sin lugar a dudas, el caso que se nos presenta tiene una característica que lo hace especialmente creíble, al menos en su esencia, puesto que policías, personas que nada tenían que ver y desde luego nada influenciados por el tema, fueron testigos de sucesos inexplicables tal y como recogieron en un pertinente parte de intervención.

Orígenes del episodio:

Un año antes de su muerte, Estefanía, de 16 años y tercera hija por mayoría de edad de seis hermanos del matrimonio formado por Máximo Gutierrez Palomares y Concepción Lázaro de la Iglesia se encontraba, junto a unos compañeros, haciendo una sesión de Ouija en el Colegio Aragón cuando fueron sorprendidos por una profesora.

En ese momento, el vaso cayó y se rompió liberando -siempre según los testimonios- un extraño humoque Estefanía tuvo la mala suerte de “aspirar” sin darle demasiada importancia.

Durante los meses posteriores, y siempre según la madre, Estefanía comienza a tener extrañas convulsiones y visiones de personas alrededor de su cama que la llamaban continuamente. Las visitas a su médico e incluso al hospital no revelaban ningún tipo de enfermedad física ni psíquica.

Estefanía Gutierrez Lázaro llegó a pedir a la madre que, si muriera, no se avisara a la familia paterna y que dentro del féretro se pusiera una fotografía de los padres.

Su último día:

El 14 de julio de 1991 ingresa por última vez en el hospital Gregorio Marañon y nunca más volvería a salir. Los doctores encargados de su caso, el Dr. Pedro Cabezas y el Dr. Gregorio Arroyo sentenciaron que, sin duda, su muerte fue “súbita y muy sospechosa“.

Un día antes de su muerte, el 13 de julio, Estefanía, con una actitud casi nunca antes vista, se avalanzó de forma extremadamente violenta sobre su hermana Marianela, que logró esquivarla, yaciendo posteriormente inconsciente en el suelo y vertiendo espuma por la boca. Cuando Estefanía se recuperó, no recordaba absolutamente nada de lo que había ocurrido previamente. Prefirió olvidar el asunto y salir a pasear con su entonces novio Pablo G.

No obstante, cuando volvió a su casa aquella noche, volvió a tener una suerte de ataque cayendo de espaldas sobre su cama sin llegar a recuperar la consciencia, por lo que fallece a las 02.00 h. del 14 de julio con un escueto parte médico que sentencia que la causa más inmediata es “Asfixia Pulmonar”.

Tras unos meses de “relativa calma“, en el hogar comienzan a sucederse, de menor a mayor intensidad, diferentes fenómenos paranormales, muchos de ellos clásicos y comunes en muchísimos casos: rotura de vasos, objetos que parecen moverse solos, sobras erráticas, apertura y cierre de puertas… Pero sin duda, el más impresionante, siempre según el testimonio de Concepción, la madre, es el que ocurre el día 1 de noviembre de 1993 por la noche. De repente, y sin mediar intervención humana, la fotografía de Concepción situada en el salón comienza a arder sorprendentemente sin dañar los objetos de su alrededor.

La policía es testigo de los fenómenos:

Cerca del domicilio se encuentra la comisaría de Policía Nacional asignada a la zona que recibe, el 27 de noviembre de 1992 durante la noche la llamada desesperada de la familia.

En esta ocasión es Máximo Gutierrez Palomares, padre de Estefanía, quien ante los acuciantes fenómenos se ve desbordado viéndose obligado a solicitar la presencia policial. A la casa acuden el inspector José Negri y 5 agentes más intrigados por lo que ocurría.

La familia al completo estaba esperando en el portal, cosa que intrigó aun más a los agentes que preguntaron que ocurría, obteniendo una respuesta la mar de interesante: Una sombra negra y alta estaba rondando la casa.

Uno de los episodios más espectaculares vistos por la totalidad de los policías allí presentes fue ver como las puertas de uno de los muebles situados en el comedor comenzaba a abrirse y cerrarse violentamente. Ante este fenómeno totalmente sin explicación, cuatro de los agentes deciden bajar al portal negándose a quedarse en el inmueble.

Ya algo más calmados, Máximo acompaña al inspector Negri a la habitación de Concepción para mostrarle la figura de Jesucristo arrancada y los arañazos que se habían producido en el poster que había colgado en la pared producido por “algo así como tres garras“, según los testigos. De repente, en la terraza que daba acceso a la habitación de Estefanía, sonó un fuerte ruido que alertó a ambos testigos, que fueron a ver que podía ser, sin poder establecer la fuente del estruendo.

Fue en ese momento cuando la policía, en la mesa donde se encontraba el teléfono, pudo apreciar una especie de “babas marrones” de procedencia desconocida.

El inspector Negri afirma que, al entrar al baño, usado de trastero debido a que la familia afirmaba que era uno de los epicentros del fenómeno, sintió un frío como nunca antes había sentido. Aunque, como siempre, este tipo de sensaciones son, cuanto menos, sospechosas de subjetividad.

Decrecimiento del fenómeno:

Finalmente, los fenómenos fueron perdiendo poco a poco intensidad hasta que desaparecieron. La familia vendió la casa y los nuevos inquilinos nada han presenciado, teniendo una vida totalmente normal.

Perfil psicológico de la madre, Concepción Lázaro:

Muchos grupos de investigación, o más bien experimentación, pasaron por la casa durante el tiempo en el que los fenómenos estuvieron activos y posteriormente también. Pocos, por no decir casi ninguno, han conseguido obtener ningún dato relevante salvo uno de ellos, el llamado FEDINE, que llevo a cabo estudios parapsicológicos y psicológicos a miembros relevantes de la familia, como Concepción Lázaro.

Estudios serios y objetivos como el que llevo a cabo dicho grupo, hoy extinto, son de difícil acceso y prácticamente imposible de conseguir debido a que muchos grupos de la época ya no existen y sus miembros nada tienen que ver como lo que hoy se conoce como “mundillo del misterio“.

No obstante, debido a la amistad que me une con el fundador de este grupo en específico, y tras muchos años de intentar publicar esta información, ya tengo su autorización para hacerlo. Luís Manuel Rivero, estomatólogo médico legal y forense, es el encargado de coordinar este estudio, M. N. C., pedagoga y grafóloga, se encarga de realizar un estudio grafológico y C. I. G., psicólogo y estomatólogo es el encargado de realizar un perfil psicológico de Concepción.

Conclusiones del informe

Test enfocado a habilidades parapsicológicas: Se realiza un test de facultades psi a Concepción Lázaro sin arrojar datos significativos. Cabe destacar, entre los efectuados, la sensibilidad medianamente alta registrada en el test de sensibilidad psi.

Test psicológico enfocado a medir la introversión/extroversión, la ansiedad y los trastornos psíquicos: De las diferentes variables que existen para medir los diferentes valores que engloba el test, reflejamos el siguiente cuadro:

-Sujeto con leve tendencia a la introversión.

-Marcado desarreglo emocional, neurótica, marcada tendencia a la ansiedad.

-Comportamiento flemático, roto a veces por explosiones de violencia.

-Delirio sistematizado con ideas de grandeza o megalomanía.

-Necesidad de llamar la atención. Sobreestimación del yo.

-Inclinación hacia la constitución maníaca-depresiva.

Análisis grafológico (Cita textual del informe):

Hemos elaborado unas características genéricas de la personalidad de Dª Concepción, teniendo en cuenta la fuerza en la escritura, caligrafía, amplitud de las palabras, inclinación de palabras o frases, acentuación, etc., es decir, se han estudiado los rasgos grafológicos más significativos que nos darán signos que evidencian su personalidad. Es importante comentar que dichos rasgos pertenecen a una persona en un momento concreto de su vida y con una edad determinada, lo que hace entender que las experiencias a lo largo de la vida modifican o pueden modificar nuestra manera de ser.

La personalidad de Dª Concepción según su caligrafía es la siguiente:

-Persona de más de 30 años no madura. Personalidad no formada, inmadura, con rasgos infantiles que afianzan su inmadurez.

-Optimismo. Capacidad imaginativa y fantasiosa.

-Independiente. Cree en la autosuficiencia y confía en no depender de nadie sin embargo considera que los demás dependen de ella y esto le hace sentirse útil.

-Discreto desequilibrio emocional.

-Necesidad de aparentar seguridad de sí misma.

-Introversión.

-Agresividad.

-Sentimientos y emociones encontrados, es decir, contradicción en sus emociones.

-Desconfianza.

-Necesidad de llamar la atención. Le gusta destacar.

-Orgullo por la figura paterna quién le ha transmitido la agresividad como autodefensión en situaciones adversas.

Si nos basamos en el contenido de sus palabras y haciendo un análisis psicológico de sus respuestas podemos añadir que es una persona semi-analfabeta. Sabe expresarse por medio de la escritura sin tener conocimientos de las normas ortográficas.

Esta persona experimenta un convencimiento real de lo que cuenta, es decir, está segura de que lo que dice es cierto, si nosotros lo observáramos con sus ojos veríamos lo mismo porque sus ojos lo perciben de ese modo. Tiene una capacidad imaginativa considerable, lo que nos hace suponer que lo que cuenta no es real, al menos todo no lo es. Pudiera sufrir una desviación en la percepción de la realidad.

Se aconseja estudio psicológico de la persona que amplíen las conclusiones y defina si existe verdaderamente las experiencias o son fruto de una imaginación fantástica ya que Concepción tiene un destacado potencial en estos rasgos.

Conclusiones del informe:

El informe, que no niega que existan fenómenos, concluye lo siguiente:

La Sra. Concepción Lázaro de la Iglesia:

-Sufre de epilepsia y por ello toma Tegretol, medicamento indicado en este tipo de alteraciones.

-Tiene una capacidad imaginativa considerable.

-Pudiera sufrir una desviación en la percepción de la realidad.

-Presenta un discreto desequilibrio emocional, neurótica, tendente a la ansiedad, debido posiblemente a los hechos ocurridos en su casa y la posterior muerte de su hija, junto a la no realización de las promesas hechas a la joven.

-Contradicción en sus emociones.

-Necesidad de llamar la atención.

-El detonante del poltergeist (Concepción Lázaro de la Iglesia) pudo sufrir alteraciones psicopatológicas debido a su especial vivencia de la situación en la que se encontraba (en especial del punto nº 4). Le ocurren hechos extraños, presumiblemente debido a la impregnación ambiental existente provocada por su hija Mª Estefanía, y mantenida por ella misma.

-En el salón de la casa, hay un lugar especialmente reservado (a modo de Santuario) para la joven Mª Estefanía, donde encontramos un retrato y fotografías de ella, imágenes religiosas y flores, lo que hace pensar que está siempre presente al menos en la vida de la madre.

-Posible fenómeno de transferencia sugestiva a los demás miembros de la familia.

-Los fenómenos ocurridos en la casa de la familia Gutiérrez-Lázaro, parecen haber remitido desde el mes de octubre del presente año 1.996 en que se exhumó el cadáver de la joven y se realizaron las promesas pendientes.

-La finalización del poltergeist sólo se produce por extenuación del elemento activador.

Conclusión:

Como podemos ver, los fenómenos existían. No obstante, ¿Eran tan sorprendentes como quería hacer ver la madre, Concepción Lázaro? ¿Hasta que punto no estaban “alimentados” o sobredimensionados por ella de forma consciente o inconsciente?

Curiosamente, el propio afán de la madre por cumplir la promesa de la hija, en 1996, hizo que los fenómenos acabasen casi instantáneamente, por lo que su propia presión psicológica pudo ayudar tanto a fomentar como a eliminar dichos episodios.

Se da la circunstancia de que Concepción es epiléptica, enfermedad, según la parapsicología clásica, asociada a muchas personas que son detonantes de fenomenología paranormal.

Sea como sea, el Caso Vallecas pasará a los anales históricos de la investigación paranormal como un interesante episodio de los pocos que se dan dignos de estudio.

miércoles, 18 de octubre de 2017

Los 9 lugares más encantados de Irlanda


1. The Hell Fire Club

Encaramada sobre las montañas de Dublín, incinerada y abandonada, yace una vieja cabaña de caza que hoy en día sigue apestando a azufre. Construida en 1725 en una tumba de corredor neolítica, el edificio fue usado por una secta integrada por lords y aristócratas (el Hell Fire Club) para realizar actos inmorales y oficiar misas negras invocando a Satanás. Se dice que los visitantes sienten una atmósfera opresiva y observan manifestaciones demoníacas.

2. Jugando a cartas con el Diablo

Era una noche tormentosa en la península de Hook cuando llegó la visita del Diablo. Sir Charles Tottenham estaba jugando a las cartas en su mansión, Loftus Hall, cuando escuchó llamar a la puerta e invitó a un extraño empapado de lluvia a que entrara en su casa. A una dama se le cayeron las cartas durante la partida y al agacharse a recogerlas vio que los pies del extraño eran pezuñas hendidas empapadas en sangre. Entonces el invitado reveló su auténtico aspecto, salió volando por el tejado y desde entonces la casa está embrujada.

3. Lady Isobel y los niños fantasmas

Al ver el castillo de Ballygally, un precioso edificio señorial en la costa de Antrim, nunca pensarías que se tratara de uno de los lugares más encantados de Irlanda. Todo comenzó cuando un antiguo propietario encerró a su esposa, Lady Isobel, en una torre porque no conseguía darle un heredero varón. Antes de morir de hambre, Isobel decidió tirarse de la torre y murió al caer sobre las rocas. Hoy en día el castillo es un hotel, y los huéspedes han visto a su espectro y a niños fantasmas merodeando por los pasillos.

4. Río fantasmal

Kilkenny albergó el primer juicio por brujería de Irlanda, así que no le es extraño el mundo sobrenatural. Durante una gran inundación en 1763, una muchedumbre estaba cruzando John's Bridge cuando el puente se derrumbó y 16 personas se ahogaron en el río Nore. Desde entonces, lugareños y visitantes hablan de inquietantes figuras fantasmales que se ven en el río, agarrándose a las orillas, reclinados sobre la estructura actual y subiendo del agua entre la bruma matinal.

5. La Dama Blanca

Charles Fort, un impresionante cuartel en forma de estrella en Cork, ha visto mucho derramamiento de sangre. Pero a pesar de las batallas, los asedios y las rebeliones por las que han pasado sus murallas, la historia de la Dama Blanca es la que realmente hiela la sangre. La hija del comandante del cuartel había acabado de casarse con un oficial estacionado allí, pero cuando su padre disparó a su marido, la novia se arrojó al océano. Su alma perdida sigue vagando por el cuartel, vestida de novia.

6. La tumba del obispo Higgins

No molestes a los muertos… o te atormentarán. Tal fue el caso en la catedral de San Colombo, cuando los trabajos de restauración efectuados en 1867 perturbaron la tumba de un antiguo obispo, William Higgins. Su tumba fue desplazada al interior de la catedral, y ahí fue donde las cosas se pusieron raras. Los trabajadores empezaron a escuchar pasos en una galería cerrada, las fotos que se tomaban mostraban extrañas apariciones y el órgano sonaba sin que nadie lo tocara.

7. La maldición del bufón

¿La única cosa más trágica que un payaso triste? Un bufón asesinado. No hay más que visitar el castillo de Malahide, una fortaleza medieval en la costa de Dublín, donde se puede ver al espíritu de un bufón rondando por la finca. Su nombre era Puck y los relatos cuentan que se había enamorado de una de las prisioneras de Malahide, Lady Elenora Fitzgerald. Puck fue descubierto y apuñalado en el corazón, pero con su último aliento juró seguir atormentando a los habitantes del castillo.

8. La capilla sangrienta

Detrás de los muros medievales del castillo de Leap se esconden historias de asesinatos y traiciones. Como en 1250, cuando dos hermanos ambiciosos se disputaban la casa solariega familiar. Uno de ellos era cura y se encontraba oficiando misa en la capilla del castillo cuando su hermano se precipitó hacia él y le clavó una espada en el corazón sobre el altar de la que hoy en día se conoce como la capilla sangrienta, o Bloody Chapel. Luego están los esqueletos que se descubrieron clavados en una pica secreta, pero esa historia es para otro día…

9. La soga del verdugo

La cárcel de Crumlin Road es una prisión histórica de la época victoriana, que en su día albergó a algunos de los personajes de peor reputación de Belfast. También resulta ser uno de los lugares más encantados de Irlanda del Norte. Aquí, las almas torturadas de presos muertos caminan por las pasarelas de hierro forjado y se lamentan por las noches. Uno fue un americano ejecutado por un crimen que no cometió, otro un adolescente que se quitó la vida para esquivar la soga del verdugo.

sábado, 14 de octubre de 2017

La leyenda de Julie Legare


En algún momento de 1800, una niña llamada Julie Legare fue a visitar a su familia en Edisto Island, Carolina del Sur Una vez allí, la niña cayó enferma, había cogido la malaria o alguna otra enfermedad mortal de la época. Ella murió poco después de enfermarse, y como antes se creía eran posibles enfermedades que se transmiten a través de los muertos, un ataúd fue construido a toda prisa y fue enterrada en la tumba de la familia Legare.

Años más tarde, hubo otro fallecimiento, y el Mausoleo se volvió a abrir para poner un nuevo ataúd. Para sorpresa de los presentes, un esqueleto cayó delante de ellos. Al parecer, la chica que había sido enterrada años antes sólo estaba en estado de coma, y cuando despertó, luchó a su manera para salir de su ataúd, pero estaba demasiado débil para que pudiera mover la puerta del mausoleo de concreto. Marcas de arañazos que cubren toda la puerta mostrando el pánico que tuvo antes de morir, atrapada.

Los restos de la niña fueron enterrados de nuevo, al igual que las del pariente cuya muerte llevó al descubrimiento sombrío, y la puerta fue cerrada de nuevo. Todavía aturdidos por el descubrimiento horrible en el mausoleo, los miembros de la familia de la joven visitaron el cementerio a presentar sus respetos y a orar porque perdonara su actuar en ese triste caso. Cuando lo hicieron, la puerta que días atrás habían cerrado estaba abierta.

Pensando que la puerta tenía que haber sido el resultado un mal cierre, cerraron la puerta de nuevo, y se marcharon a sus casas. Unas semanas más tarde, un clérigo de la iglesia vio que la puerta estaba abierta, y ordenó que se cerrara. Esto sucedió una y otra vez a lo largo de los meses. Cadenas y candados irrompibles se utilizaron para mantenerla herméticamente cerrada, pero siempre se rompería y la puerta se abría. Tan poco como 50 años atrás, una puerta fue puesta en la que sólo podía ser removida por maquinaria pesadas de las que se usan en las industrias y la puerta se abrió también (Julia debe haber estado particularmente enojada con esa puerta, ya que no sólo estaba abierta sino que se oían gritos desquiciados en el mausoleo en las noches).

Ahí es cuando todo el mundo dejó de intentar cerrar la puerta. Hasta este día, la puerta original no es más que el mármol roto que se encuentra en el umbral de hierba a la tumba.

Ahora que no hay puerta en el mausoleo de la familia Legare, se cree que el espíritu de la joven puede descansar. Pero todavía hay algunos que dicen que ella esta en el mausoleo sólo para asegurarse de que nadie se atreva a tener la idea de poner una puerta en el mismo mausoleo que la mató hace todos esos años.

Cuenta la leyenda que los visitantes al salir a la iglesia cada año van a caminar hacia el cementerio y echar un vistazo a dicho mausoleo y caminar a su alrededor para ver donde murió la desdichada joven. Algunos reportan sentir una esencia en torno a ellos y otros afirman haber capturado imágenes de sus cámaras que no se pueden explicar. En cuanto a lo que Julia piensa en ella, bueno, parece que ella está bien con la gente que visita la tumba – No pienses ni siquiera en querer que se cierre la puerta de nuevo.

Marcado

Hace algún tiempo fui invitada a una tornaboda en un ejido cerca de Cd. Valles llamado “El Pujal”. Al ser una fiesta “de Rancho” los inv...

Las historias mas vistas